Semana Santa en Casa

Por Padre Rafael Castillo Torres *

La pandemia que vive la humanidad nos ha llevado a vivir y trabajar en confinamiento desde nuestras casas. pero también nos ha permitido cuidarnos, animarnos y acompañarnos en lo más esencial que tenemos todos como son nuestras familias.

Han sido días para regresar a lo esencial después de quedar al descubierto nuestras fragilidades y las del sistema. También han sido días para reconocer la generosidad de tanta gente buena que está dando según su capacidad y recibiendo según su necesidad. Es en esta coyuntura que la Iglesia nos invita a permanecer en casa y celebrar allí la Semana Santa siguiendo el programa que se nos ha compartido y participando de la liturgia que todos los días, a las 12 del mediodía, se transmitirá por el Facebook de la Arquidiócesis de Cartagena.

Esta Semana Santa, celebrada en casa, es una oportunidad para volver a las fuentes donde el agua es más clara y más transparente y también sabe más dulcemente. Vamos a precisar tres criterios que nos dan razones para volver a los orígenes:

Lo primero es reconocer que la Iglesia no son los lugares sino la comunidad reunida. El Nuevo Testamento al referirse a la Iglesia que se congrega no hace tanta referencia al lugar de la reunión como al grupo de personas que se reúnen para compartir la Palabra y la Mesa Eucarística. En Mateo 16:18, Jesús le dice a Pedro: “sobre esta piedra edificaré Mi iglesia; y las Puertas del infierno no prevalecerán contra ella”. Jesús no está hablando de un edificio sino de la Fe de Pedro, hoy nuestro Papa Francisco, que ha de confirmar a sus hermanos. En Mateo 18:17 en relación a la corrección fraterna, cuando todas las intervenciones privadas fallan, afirma: “dilo a la comunidad”.

Lo segundo es que el Nuevo Testamento siempre va a retratar la Iglesia Universal en la Iglesia local, como nosotros hoy la sentimos retratada en la Iglesia doméstica que es cada familia. En Colosenses 4:15 leemos: “saluden a los hermanos que están en Laodicea, también a Ninfas y a la iglesia que está en su casa”. En Filemón 1, 2 leemos: “escribo a la hermana Apia, y a Arquipo, nuestro compañero de lucha, y a la iglesia que se reúne en su casa”. Está claro que en los primeros días la iglesia se reunía en los hogares.

Y lo tercero es que, independientemente de las limitaciones que se puedan tener y las circunstancias que se puedan presentar, es maravilloso cuando una Iglesia local se puede reunir en la casa, en el templo parroquial o en la catedral para celebrar su fe.

El texto de Hechos 5, 42, nos dice: “Y cada día, en el templo y casa por casa, seguían enseñando y predicando este mensaje: Jesús es el Mesías”. Ello nos pone sobre el horizonte de conservar los espacios pequeños de la Iglesia doméstica que es la familia y del templo parroquial lugar de encuentro de todas las comunidades. Buena Semana Santa en Familia.

Sacerdote de la Arquidiócesis de Cartagena

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.