Santa Teresa de Calcuta nos enseña a vivir las Bienaventuranzas

1. Jesús dijo: “Bienaventurados los pobres en espíritu, porque de ellos es el Reino de los cielos”.

Santa Teresa decía: “Cuando no te queda más que Dios, tienes más que suficiente para comenzar de nuevo”. “La pobreza espiritual del mundo occidental es mucho mayor que la pobreza física de nuestra gente”.

2. Jesús dijo: “Bienaventurados los que lloran, porque ellos serán consolados”.

Santa Teresa decía: “El dolor y el sufrimiento han entrado en tu vida, pero recuerda que el dolor, la tristeza y el sufrimiento no son más que el beso de Jesús, una señal de que te has acercado tanto a Él que Él puede besarte”.

3. Jesús dijo: “Bienaventurados los mansos, porque ellos heredarán la tierra”.

Santa Teresa decía: “La humildad es la madre de todas las virtudes; pureza, caridad y obediencia. Al ser humildes, nuestro amor se vuelve real, devoto y ardiente. Si eres humilde, nada te tocará, ni alabanza ni desgracia, porque sabes lo que eres. Si te culpan, no te desanimarás. Si te llaman santo, no te pondrás en un pedestal”.

4. Jesús dijo: “Bienaventurados los que tienen hambre y sed de justicia, porque ellos serán saciados”.

Santa Teresa decía: “Si juzgas a las personas, no tienes tiempo para amarlas”, y “prefiero que cometas errores de bondad que obrar milagros sin bondad”.

5. Jesús dijo: “Bienaventurados los misericordiosos, porque ellos obtendrán misericordia”.

Santa Teresa decía: “Las personas a menudo son irracionales y egocéntricas. Perdónalos de todos modos. Si es amable, la gente puede acusarlo de motivos ocultos. Sé amable de todos modos. Si eres honesto la gente te puede engañar. Sé honesto de todos modos. Si encuentras la felicidad, la gente podría ponerse celosa. Sé feliz de todos modos. El bien que hagas hoy, puede ser olvidado mañana. Haz el bien de todos modos. Dale al mundo lo mejor que tienes, y puede que nunca sea suficiente. Da lo mejor de todos modos. Para que veas, al final, es entre tú y Dios. Nunca fue entre tú y ellos de todos modos”.

6. Jesús dijo: “Bienaventurados los puros de corazón, porque ellos verán a Dios”.

Santa Teresa decía: “En esta vida no podemos hacer grandes cosas. Solo podemos hacer pequeñas cosas con gran amor”.

7. Jesús dijo: “Bienaventurados los que trabajan por la paz, porque ellos serán llamados hijos de Dios”.

Santa Teresa decía: “La paz comienza con una sonrisa”.

8. Jesús dijo: “Bienaventurados los que son perseguidos por causa de la justicia, porque de ellos es el Reino de los cielos”.

Santa Teresa de Calcuta fue admirada por muchos, pero también fue perseguida y constantemente criticada por hacer su trabajo de evangelización. Además, fue acusada de no hacer lo suficiente para cambiar las cosas.

En 1994, la santa desafió la ira de los miembros del Congreso de Estados Unidos, del presidente Bill Clinton y del vicepresidente Al Gore y sus esposas en el Desayuno de Oración, al pronunciarse en defensa de los no nacidos. La ganadora del Premio Nobel de la Paz de 1979 dijo que “el mayor destructor de la paz hoy es el aborto, porque Jesús dijo que ‘si recibes un niño pequeño, me recibes a mí’”.

“Por lo tanto, cada aborto es la negación de recibir a Jesús, el descuido de recibir a Jesús. Y si aceptamos que una madre puede matar incluso a su propio hijo, ¿cómo podemos decirle a otras personas que no se maten entre sí? Cualquier país que acepte el aborto no está enseñando a su gente a amarse entre sí, sino a usar cualquier tipo de violencia para obtener lo que quieren”, afirmó.

Mientras gran parte de la audiencia se puso de pie y aplaudió en voz alta, Clinton, Gore y sus esposas se sentaron rígidamente en la mesa principal. Santa Teresa de Calcuta había hablado audazmente, sin buscar elogios y sin temor a la reacción violenta y la persecución, sino simplemente para decir la verdad.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.