Oración de los hijos de Abraham

Dios omnipotente, Creador nuestro que amas a la familia humana y a todo lo que han hecho tus  manos, nosotros, los hijos e hijas de Abrahán pertenecientes al judaísmo, al cristianismo y al islam, junto a  los otros creyentes y a todas las personas de buena voluntad, te agradecemos por habernos dado como padre  común en la fe a Abrahán, hijo insigne de esta noble y amada tierra.  

Te damos gracias por su ejemplo de hombre de fe que te obedeció hasta el fin, dejando su familia,  su tribu y su patria para ir hacia una tierra que no conocía.  

También te agradecemos por el ejemplo de valentía, resiliencia y fortaleza, de generosidad y  hospitalidad que nuestro padre común en la fe nos ha dado.  

Te damos gracias, en particular, por su fe heroica, demostrada por la disponibilidad para sacrificar  a su hijo por obedecer tu mandato. Sabemos que era una prueba muy difícil, de la que, no obstante, salió  vencedor, porque sin condiciones confió en Ti, que eres misericordioso y abres siempre nuevas  posibilidades para volver a empezar. 

Te agradecemos porque, bendiciendo a nuestro padre Abrahán, lo has hecho una bendición para  todos los pueblos. 

Encuentro interreligioso en Ur
Encuentro interreligioso en Irak – Ur

Te pedimos, Dios de nuestro padre Abrahán y Dios nuestro, que nos concedas una fe fuerte, diligente  en el bien, una fe que abra nuestros corazones a Ti y a todos nuestros hermanos y hermanas; y una esperanza  invencible, capaz de percibir en todas partes la fidelidad de tus promesas. 

Haz de cada uno de nosotros un testigo de tu cuidado amoroso hacia todos, en particular hacia los  refugiados y los desplazados, las viudas y los huérfanos, los pobres y los enfermos. Abre nuestros corazones al perdón recíproco y haznos instrumentos de reconciliación, constructores  de una sociedad más justa y fraterna. 

Acoge en tu morada de paz y de luz a todos los difuntos, en particular a las víctimas de la violencia  y de las guerras. 

Asiste a las autoridades civiles en la búsqueda y el rescate de las personas secuestradas, y en la  particular protección de las mujeres y los niños. 

Ayúdanos a cuidar el planeta, la casa común que, en tu bondad y generosidad, nos has dado a todos  nosotros. 

Sostiene nuestras manos en la reconstrucción de este país, y concédenos la fuerza necesaria para  ayudar a cuantos han tenido que dejar sus casas y sus tierras con vistas a alcanzar seguridad y dignidad, y  a comenzar una vida nueva, serena y próspera. Amén.