Es necesario restituir honor social a la fidelidad del amor que funda la familia, Catequesis del papa Francisco, 21 de octubre de 2015

PAPA FRANCISCO-Es necesario restituir honor social a la fidelidad del amor que funda la familia-OCTUBRE 21-201

Al celebrar la audiencia general del tercer miércoles de octubre en la Plaza de San Pedro y ante miles de fieles y peregrinos de numerosos países,  el Papa Francisco prosiguió su catequesis semanal sobre la familia, centrándose, en esta ocasión, en la fidelidad del amor.

Tras haber meditado en su catequesis anterior acerca de las importantes promesas que los padres hacen a los niños, el Santo Padre, hablando en italiano, explicó que la entera realidad familiar se funda sobre la promesa de amor y de fidelidad que el hombre y la mujer se hacen recíprocamente.

La promesa conyugal se ensancha para compartir alegrías y sufrimientos con generosa apertura

Promesa que, como dijo el Obispo de Roma, comporta el compromiso de acoger y educar a los hijos, ocuparse de los padres ancianos y de los miembros más débiles de la familia, ayudándose mutuamente para desarrollar las propias cualidades y aceptar las limitaciones.

Promesa que, además, se ensancha para compartir las alegrías y los sufrimientos con generosa apertura, mientras, como dijo el Papa, “una familia que se cierra en sí misma es como una contradicción, una mortificación de la promesa que la hizo nacer y la hace vivir”.

Francisco también explicó que  el amor, como la amistad, deben su fuerza y su belleza al hecho de que generan un lazo sin quitar la libertad. Y reafirmó que sin la libertad no puede existir la amistad, el amor y el matrimonio.

De modo que la libertad y la fidelidad no se oponen, sino que se sostienen mutuamente, tanto en las relaciones interpersonales como en las sociales. Tanto es así que basta observar los daños que producen la inflación de promesas no mantenidas en diversos ámbitos y la indulgencia por la infidelidad a la palabra dada y a los compromisos aceptados.

El Papa francisco afirmó que ninguna relación de amor, ninguna amistad, ninguna forma de querer, llega a la altura de nuestro deseo y de nuestra esperanza, si no llega a habitar “este milagro del alma”, que es la fuerza y la persuasión de la fidelidad, que no dejan de encantarnos y de sorprendernos.

 

Y añadió que ninguna otra escuela puede enseñar la verdad del amor, si no lo hace la familia, así como ninguna ley puede imponer la belleza y la herencia de este tesoro de la dignidad humana, si la relación personal entre amor y generación no se la escribe en nuestra carne.

Hacia el final de su catequesis el Papa pidió que Dios nos conceda estar a la altura de semejante promesa e invitó a rezar por los Padres Sinodales para que el Señor bendiga su trabajo.