¡En familia viviendo la vocación!

Con una mezcla de cariño, gratitud y alegría; se llevó a cabo este 01 de mayo de 2013 el II encuentro de comités vocacionales de la Arquidiócesis de Cartagena con los Seminaristas del Seminario Provincial San Carlos Borromeo, en el marco del lanzamiento del mes Mariano. Este evento dio inicio a las 11:30 de la mañana con la Celebración Eucarística Presidida por el Vice-rector del Seminario P. Edwin Marzan Portillo; orando juntos por las vocaciones en nuestra Iglesia particular pero también encomendando a nuestro Señor cada uno de los comités que incansablemente apoyan nuestras vocaciones en  la oración, el acompañamiento y en la ayuda económica a los futuros Presbíteros de la Provincia Eclesiástica de Cartagena.

Alrededor de 90 integrantes de los comités vocacionales fueron los asistentes e invitados de honor a la casa de formación, los cuales en nombre de cada una de sus comunidades donaron una parte del gran almuerzo que al finalizar la Eucaristía compartieron  todos con ese amor que el Señor nos dejó para dárselo a los demás. Los comités tuvieron la oportunidad de integrarse con los seminaristas conociendo parte del proceso de formación, visitando diferentes dimensiones que ayudan en la preparación de los Sacerdotes integrales del siglo XXI, como son: LA DIMENSIÓN HUMANO COMUNITARIA, ADMINISTRATIVA-ECOLÓGICA, ACADEMICA, ESPIRITUAL-LITURGICA Y PASTORAL.

Como era de esperarse este día término con una gran fiesta llena de dinámicas, cantos y gozo logrando un verdadero compartir vocacional y fraterno. Sólo queda  agradecer a la Pastoral Vocacional Arquidiócesana por la organización de este gran evento en cabeza de los Seminaristas JHAN CARLOS MARÍN POLO Y ERICK SAMIR DOMINGUEZ,  que con mucho esfuerzo y dedicación dieron paso a que se viviera esta gran oportunidad de compartir y así  la vocación que es una experiencia de fe, se siga fortaleciendo en aquellos que el Señor ha llamado para seguirlo en el ministerio Sacerdotal y los que sienten el llamado para aportar un granito de arena a esas vocaciones  para que así  lleguen a feliz término.

Jonathan Montes Ariza, Seminarista