No puedes hablar con Dios si matas a tu hermano con insultos, advierte el Papa Francisco

“No hablen con el Padre si no están en paz con su hermano, al menos con un acuerdo”, señaló este jueves el Papa Francisco durante la Misa celebrada en la Casa Santa Marta, donde recordó que “aquel que dice ‘estúpido’ está matando al hermano, ya que tiene una raíz del odio».

El Santo Padre centró su homilía en el amor fraterno que Jesús enseñó a sus discípulos. Cristo, explicó el Papa, “nos dice que debemos amar al prójimo, pero no como los fariseos que no eran coherentes y difuminaban tantas ideas porque eran ideólogos” y su actitud «no era amor», sino indiferencia hacia el prójimo.

En ese sentido, el Papa explicó que Jesús da tres criterios para poner en práctica el amor al prójimo. “En primer lugar, un criterio de realismo: de sano realismo. Si usted tiene alguna diferencia, alguna cosa contra otra persona y no lo puede arreglar, buscar una solución, póngase de acuerdo, por lo menos; póngase de acuerdo con su adversario mientras esté en camino. No va a ser una cosa ideal, pero el acuerdo es ya una buena cosa. Es ‘realismo’”, afirmó.

Francisco insistió en la necesidad de esforzarse por “hacer un acuerdo» aunque alguien lo considere “una cosa demasiado vulgar”, pues para salvar muchas cosas de hecho «hay que hacer un acuerdo”. “Uno da un paso, el otro da otro paso más y por lo menos hay una paz: una paz muy provisional, pero la paz del acuerdo», indicó. Jesús, añadió el Papa, llama a superar “la justicia de los fariseos, de los doctores de la ley, de esta gente”.

Un segundo criterio que nos da Jesús «es el criterio de la verdad”. “Hablar a las espaldas es matar, porque en la raíz está el mismo odio», «lo mata» de «una manera diferente: con las habladurías, con la calumnia y la difamación». Y Jesús nos advierte que «aquel que dice ‘estúpido’, está matando al hermano, ya que tiene una raíz del odio».

Dijo que hoy se cree que no se asesina al hermano al no matarlo físicamente, “pero no es así: no matarlo es no insultarlo. El insulto viene de la misma raíz del crimen: es la misma. El odio. Si no odias, y no matas a tu enemigo, ni a tu hermano, no lo insultes tampoco”.

Sin embargo, lamentó que buscar insultos sea “un hábito muy común entre nosotros. Hay personas que para expresar su odio contra otra persona tienen la capacidad de crear insultos, flores de insultos, ¡impresionante, tanto! Y eso duele. Regañar. Insultar… No, seamos realistas. El criterio de realismo. El criterio de coherencia. No matar, no insultar”.

El Santo Padre indicó que el tercer criterio que da Jesús «es un criterio de filiación.» «Si tú, si nosotros no matamos al hermano -afirmó- es porque con el hermano tenemos el mismo Padre. Yo no puedo ir donde el Padre si no tengo paz con mi hermano «. «No hablen con el Padre si no están en paz con su hermano al menos con un acuerdo», exhortó.

«No hablar con el Padre sin estar en paz con el hermano. Tres criterios: un criterio de realismo; un criterio de coherencia, es decir, no matar, pero tampoco insultar, porque quien insulta mata, asesina; y un criterio de filiación: no se puede hablar con el Padre, sino no puedo hablar con mi hermano. Y esto es superar la justicia, la de los escribas y la de los fariseos”.

Francisco dijo que “este programa no es fácil, pero es el camino que Jesús nos indica para seguir adelante. Pidámosle a Él la gracia de poder ir adelante en paz entre nosotros, ya sea con acuerdos, pero siempre con coherencia y en un espíritu de filiación”.

(ACI/EWTN Noticias).

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.