Provincia Eclesiástica

ARQUIDIÓCESIS DE CARTAGENA

Fue creada por bula del papa Clemente VII el 24 de abril de 1534, es una de las sedes episcopales más antiguas del nuevo mundo y la tercera en la historia de América del Sur. Su primer obispo fue el dominico Fray Tomás Del Toro, fue sede episcopal de alta categoría, pues el comercio de la plata y del oro pasaba por aquí, como también el tráfico de esclavos.
Aquí floreció una rica arquitectura religiosa que aún se conserva. El seminario San Carlos Borromeo, fundado por Carlos III, es la institución que, en medio de avatares políticos, sobrevivió hasta nuestros días.
Ha sido terreno de misión de comunidades religiosas que llegaron para realizar su vocación propia: eudistas, salvatorianos, salesianos, lasallistas, capuchinos, hermanas de la presentación y, muy particularmente, la fundación cartagenera de las franciscanas de la hoy santa, María Bernarda Büttler.
La Diócesis es elevada a la dignidad de Arquidiócesis por decreto del pontífice León XIII en Junio de 1900.
La veterana Arquidiócesis dio a luz otras jurisdicciones: Barranquilla, Montería, San Jorge (hoy diócesis de Montelíbano), San Andrés y Providencia, Magangué y Sincelejo.
Clausurado el Concilio Vaticano II, monseñor Rubén Isaza, padre conciliar, bebió la doctrina y la praxis de ese acontecimiento universal y plasmó en Cartagena una iglesia posconciliar con todas las características del momento: acogió numerosos sacerdotes nacionales y extranjeros; recibió religiosas femeninas, promovió el compromiso social, triplicó el número de parroquias, aumentó las vocaciones y propició la creación de la diócesis de Sincelejo, Magangué y Montelíbano.

DIÓCESIS DE MONTERÍA

Fue establecida en el año 1954 mediante la bula “Ad perpetuam Rei Memoriam” del papa Pio XII, y a lo largo de sus más de 50 años de presencia en la historia del departamento de Córdoba ha dejado innumerables huellas.
Por allí han pasado desde Monseñor Rubén Izasa Restrepo, hasta Julio Cesar Vidal Ortíz, admirables señores obispos que han marcado un itinerario de vida y transformación que poco a poco se ha ido enriqueciendo.
La Iglesia que peregrina en la Diócesis de Montería es fiel reflejo de la Iglesia Universal, fiel al mandato del Señor de anunciar el Evangelio a todos los hombres y mujeres. El camino que ha escogido exige una conversión interior que propone una total apertura al Espíritu, que ha mostrado el camino acertado.
Hoy, su acción pastoral quiere ser una instancia iluminadora e inspiradora para cada uno de los miembros de la Iglesia particular de Montería. Por eso desarrolla procesos encaminados al fortalecimiento y la organización de la estructura eclesial logrando que el trabajo se proyecte con más fuerza hacia una nueva evangelización haciéndola una Iglesia que se renueva para anunciar mejor a Jesucristo.

DIÓCESIS DE SINCELEJO

Es la porción del pueblo de Dios que Jesucristo compró con el precio de la sangre. Por su designio peregrina en el departamento de sucre desde hace 43 años, en pleno caribe colombiano.
Al celebrar el inicio del año de la fe, se hace memoria del Papa Pablo VI, quien creó la diócesis con la bula papal “Ad ecclesiam Christi” el 25 de abril del año 1969, segregándola de la Arquidiócesis de Cartagena y parte del vicariato apostólico de San Jorge.
Pastoreada inicialmente por Monseñor Felix María Torres, quien se posesiona en la Diócesis el 2 de Agosto de 1969, lo sucedió el obispo Héctor Jaramillo Duque, quien lo llevó a la pastoral vocacional a una experiencia madura y decisiva para el fomento de las vocaciones sacerdotales, Dos años mas tarde, mientras nombran al ordinario del lugar, acompaña a la diócesis Monseñor Flavio Calle Zapata como administrador apostólico y luego es nombrado como obispo titular, monseñor Nel Beltrán Santa María.
Esta Iglesia particular de Sincelejo, que obedece el mandato misionero de nuestro Señor Jesucristo, hace presente a la Iglesia universal en todo el departamento.
Actualmente, la diócesis de Sincelejo la conforman cuatro vicarías, ubicadas en todas las regiones del departamento de Sucre, todas ellas guiadas por sacerdotes que con la asistencia del Espíritu Santo continúan regando con fe viva la semilla de la Buena Nueva del Evangelio, edificando cada vez más el reino de Dios en todo este territorio.

DIÓCESIS DE MONTELÍBANO

La diócesis de Montelíbano se encuentra ubicada al sur del departamento de córdoba, los municipios que le pertenecen son en total siete (el resto son corregimientos y veredas.
El Papa Pablo VI creó la Prelatura del Alto Sinú y San Jorge, el 25 de abril de 1969. Nombró como primer Obispo Prelado a Monseñor Alfonso Sánchez Peña, quien se posesionó el 25 de octubre de 1969.
Ayudaron con la evangelización de la diócesis los padres Jesuitas y los padres claretianos que con su trabajo llevaron la Buena Nueva.
Fue erigida como Diócesis de Montelíbano el 29 de diciembre de 1998, con la Bula Pontificia Ministeríum Totíus por el papa Juan Pablo II. Su primer Obispo fue Mons. Julio Cesar Vidal Ortiz.
Su escudo está enriquecido por los ríos que pasan por la diócesis como son: el San Jorge y el rio Sinú; las serranías de Ayapel, Avives y las montañas de Cerro Matoso. En él la estrella de la evangelización y la cruz de la evangelización son signos de amparo y protección.
Actualmente, orienta su acción pastoral a partir del Sistema Integral de Nueva Evangelización (SINE).

DIÓCESIS DE MAGANGUÉ

Fueron los obispos de la Arquidiócesis de Cartagena de Indias los primeros encargados de la evangelización de estos extensos territorios en 1533 por voluntad de Clemente VII.
Por aquellos tiempos el servicio religioso y el mensaje de Cristo era atendido en esas apartadas regiones por misioneros itinerantes que llegaban hasta lejanos puestos de misiones.
La Santa Sede erige la Prelatura Apostólica del San Jorge por los años de 1924-1925. Comprendería su jurisdicción eclesiástica un amplio territorio del departamento de Córdoba y las entonces selváticas regiones de los ríos Sinú y San Jorge.
Nace así el Vicariato Apostólico del San Jorge en 1949-1950, siendo su primer vicario, Monseñor Francisco Santos Santiago.
Posteriormente, la Diócesis de Magangué fue creada por su Santidad Pablo VI con la Bula Pontificia RECTA SAPIENSQUE del 25 de Abril de 1969 y fue inaugurada el 17 de agosto de 1969 nombrado como primer Obispo Monseñor Eloy Tato Losada.
La imagen de su escudo representa a la escena bíblica de la Presentación del Señor en el Templo de Jerusalén y el rito de la Purificación de la Madre.

VICARIATO APOSTÓLICO DE SAN ANDRÉS, PROVIDENCIA Y SANTA CATALINA

La isla de San Andrés fue descubierta por Cristóbal Colón el 30 de Noviembre de 1592 y como en esa fecha la Iglesia Católica celebraba la fiesta de San Andrés Apóstol, en su memoria el Almirante bautizó la isla con el nombre de San Andrés.
En forma continua la evangelización comenzó el año 1900 cuando el sacerdote Irlandés Albert Stroebelle, trabajando en los EE.UU, oyó hablar de que en estas islas no había sacerdotes y solicitó el permiso a su Obispo para viajar a ese lugar.
Más tarde, a petición del Arzobispo de Cartagena, Msr. Pedro Adán Brioschi, quien encontrando difícil atender esta porción de su Arzobispado a causa de la distancia y las dificultades de transporte, la Santa Sede creó la Misión “Sui iuris”, el 20 de junio de 1912, encargándola a los Padres ingleses del colegio de San José de Mill Hill de Londres.
Con el fin de afianzar más la amistad con los isleños, Colombia recurrió a Roma.
Ya en 1946 la Misión se erigió en Prefectura Apostólica, y el 5 de diciembre de 2000, la Santa Sede elevó la Prefectura en Vicariato Apostólico, nombrando como primer Obispo a Monseñor Eulises González Sánchez.
Hoy su acción pastoral se centra en el anuncio del Kerigma, la construcción de la comunidad, la catequesis permanente y la lectura de los signos de los tiempos.